top of page
Buscar

Industria cannábica y co2

¿Recuerdan cuando el cannabis estaba relacionado con la cada vez más creciente eco-cultura? Una no solo amable con el medioambiente sino también con profundos fines medicinales y -por qué no, vamos a decirlo- anticapitalistas? Si no sabes exactamente a qué nos referimos lee atentamente lo que tenemos que contarte.


Si hay algo que puede destacarse de esta maravillosa planta de la que hablamos es que desde el comienzo de su uso ha sido mucho más que una sustancia para uso recreativo. Y no solo hablamos de su uso medicinal, esta vez, sino de su uso en la construcción, industria textil e incluso nutritiva. El cáñamo siempre ha sido un símbolo más de la cultura ecológica, de quienes son amig@s de lo natural y de las alternativas.


Siendo esto así ¿no es un tanto surrealista e iróinico cómo se está trabajando con el cannabis actualmente en los países en los que se ha regularizado su producción?





En los países en los que se ha regularizado la explotación del cannabis para consumo propio -sea medicinal o no- se ha hecho de manera que deba plantarse únicamente en interiores, necesitando para esto grandes cantidades de dióxido de carbono (CO2). Las empresas compran bombonas de CO2, entre otras sustancias, con el objetivo de asegurar unos resultados rápidos y efectivos a la hora de extraer cannabinoides; cuando, de hecho, pueden extraerse con otras técnicas que no incluyen gases o hidrocarburos (como el etanol o las extracciones sin solventes). Por otra parte, la demanda energética para el cultivo de interior a gran escala es altísima, de modo que encontramos también un alto impacto energético. Un ejemplo claro de las consecuencias de esta situación la encontramos en Canadá - más específicamente Ontario- donde la demanda de energía eléctrica en zonas de explotación del cannabis ha aumentado del 1 al 4 %. De modo que es un hecho, la industria del cannabis ha acabado significando un impacto medioambiental significativo. ¿Por qué está ocurriendo esto cuando el cultivo de cannabis en exterior no necesita de tal cantidad de energía y, además, podría incluso disminuir la cantidad de CO2 en la atmósfera naturalmente? Nos acercamos peligrosamente a un sin sentido.


Si de verdad nos interesa minimizar este impacto y convertir esta industria en una eco-friendly como siempre ha debido ser, lo que necesitamos es la regularización de la explotación cannábica en el exterior. Los hechos hablan por sí solos.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page